¿QUO VADIS HISPANIA?

La semana 14 de 2010 ha sido intensa en noticias de toda índole, sobre todo a nivel nacional, aunque con algún punto álgido mundial (Acuerdo START II y Cumbre Nuclear de Washington, D.C.) que también nos implica directamente.

La semana 13, en vísperas de un descanso global coincidiendo con la Semana Santa, ya nos despidió con una extraña sensación que ciertos políticos nos consideran a los ciudadanos como meros peones atolondrados, instrumentales para satisfacer sus caprichosas aspiraciones. Me refiero al caso Matas. Aún así, la semana 14 ha venido cargada de aún más noticias sobre corrupción vinculada a políticos implicados, esta vez, en la trama Gürtel; y más de los mismo al escuchar a los políticos interpretar en nuestro nombre, lo que quisieran que como ciudadanos pensemos de las corruptelas que salpican ya a demasiados que siguen aferrados a sus cargos electos y a sus jugosos emolumentos del erario público.

Las aguas bajan igual de revueltas en otra rama del poder constitucional, la judicatura. Aquí parece que la objetividad se ha perdido en una maraña de ajustes de cuentas intra-jueces, o por lo menos, eso es lo que nos quieren hacer creer nuestros apuestos periodistas en sus crónicas en los distintos diarios.

La prensa española ha dejado de informar per se para convertirse en “parte y arte” de la escena política y judicial. El ciudadano ya tiene que hilar muy fino al leer las crónicas o escuchar a una tertulia.

Y claro, está lo principal. Seguimos sumidos en una crisis donde ni hubo foto pero tampoco pacto de estado, a pesar de un aparente consenso sobre unos puntos que se tramitarán como decreto-ley en los próximos días.

La crisis es bastante más que un tema económico-financiero. Sufrimos una crisis de identidad de la sociedad española del Nuevo Milenio, que no ha hecho más que sumergir  al ciudadano de a pie en un mar de dudas por la falta de respuestas de los que deben, por obligación, dirigir nuestro destino.

Tenemos dos frentes abiertos – uno estrictamente español y otro de imagen de estado hacia la comunidad internacional.

Hay una crisis de la ética profesional de los distintos estamentos de la sociedad española – político, empresarial, medio de comunicación, profesionales liberales, trabajadores y ciudadanía de a pie – que parece haber estallado justo coincidiendo con la crisis financiera, aunque en realidad sea una burbuja que se ha ido inflando a lo largo de muchas décadas de andadura de una dictadura tolerada por el mundo desarrollado hasta la democracia desarrollada europeísta que gozamos hoy.

La treintena de años de esa andadura democrática no eliminaron del todo “viejos vicios” de un régimen cargado de “tráfico de influencias” y de una “justicia a medida” a favor de intereses de los amigos poderosos e intereses creados. Y esta semana ha demostrado hasta que punto siguen ejerciendo su prepotencia aquellos que piensan que hay distintos rangos de ciudadanía en España – los de base que somos la mayoría y los preferentes que son los que “cortan el bacalao”.

Este mes se anuncia un endurecimiento de las penas para los corruptos de aquí en adelante. Sin embargo, campan a sus anchas corruptos de otras épocas que aún cuando hayan pagado sus penas a la justicia con estancias carcelarias, han logrado conservar sus botines de los saqueos a las arcar públicas, hoy tan necesitadas de ingresos para afrontar las amenazas a las prestaciones sociales y los gastos públicos de la próxima década en el Plan 2020. A pesar de esa anunciada ley, mientras no se sienten todos los líderes de partidos para proponer una ley anti-corrupción que vayan más allá de duras penas carcelarias sino a cárcel sin fianza ni reducción de condena mientras no devuelvan lo robado, no se comenzará a corregir esa falta de ética que nos ha hundido en esta situación de desmesurada avaricia por el poder, caiga quien caiga camino a la meta.

La crisis económica y financiera que debe afrontar este gobierno de turno requiere medidas firmes y valientes, pero que deben a su vez contar con el respaldo unánime de todo aquél político y partido que verdaderamente desea una transformación de esta sociedad española desahuciada por su permisividad y tolerancia hacia el dinero fácil o la solución rápida egoísta mediante especulación o conexiones privilegiadas.

Me he hecho una pregunta sobre el caso que afecta a Luis Bárcenas, hasta hace poco tesorero del PP y aún aforado por su cargo electo como senador por Cantabria.

¿Qué pasaría si otro ciudadano, por ejemplo yo mismo, declarara en una investigación que andaba “trapicheando en arte” para comprar un cuadro en metálico de un marchante, o que su esposa llegó a ganar 1 M Euros en bolsa al comprar y vender acciones de Endesa (dirigida entonces por Manuel Pizarro del PP) justo coincidiendo con las movidas de las OPAS de Gas Natural y E.ON? Seguro que a mí me hubiesen encausado por blanqueo de dinero y tráfico de influencias mientras que a su señoría le siguen considerando inocente cuando es un “presunto culpable” imputado en la trama más sucia montada al poco de aterrizar el PP en el Gobierno de España a finales de los ’90.

O nos ponemos las pilas y decidimos TODOS los españoles hacia dónde queremos que vaya este país, o difícilmente podrán medidas anti-crisis económica ni planes raquíticos de economía sostenible encaminarnos a la competitividad e innovación que creen empleo y nos devuelvan al desarrollo próspero con calidad de vida.

Fernando Fuster-Fabra, Madrid

2 responses to this post.

  1. Posted by hades1982 on 14 abril, 2010 at 18:38

    hacia donde nos dirigen? creo que es un poco diferente, hacia donde nos dirigimos nosotros por nuestra ignorancia, nuestra vagueza, es mas facil echar la culpa a los politicos tachando a todos de “mangantes” que interesarnos de verdad de todo lo que nos afecta. aun asi, ha sido tocarnos la cartera y echar el grito en el cielo pero equivocadamente, en vez de reflexionar de porque hemos llegado aqui, no buscamos las causas, sino los culpables por extension.

    todo se reduce a una educacion que hemos dejado. ese es el problema, una vez solucionado lo demas vendra detras. Otra cosa sera atajos.

    Responder

    • La democracia no es un ente estático. Hay que participar para darle dinamismo y hacerlo algo activo. Mientras creamos que nuestro voto no tiene poder para elegir lo que nos merecemos, tendremos lo mediocre y menos bueno.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: