UNIÓN EUROPEA: LA MIOPÍA QUE EMBORRONA LA VISIÓN

  • Más que ideología, tened principios

Más que religión, ejerced moral

Más que política, practicad ética

-FFF

 

Apenas iniciada la última cumbre G-20 en Seúl, el foco de atención pasó del verdadero problema mundial que se pretendía discutir a un aviso de crisis en la eurozona. ¿Hasta que punto estaba cantado que sucediese esa distracción en ese preciso momento?

Los que se hayan dignado a leer mis últimos posts, y sobre todo, aquellos que han seguido mis blogs a lo largo del lustro que soy bloguero, verán que mis pronósticos siempre habían apuntado a este triste desenlace.

Tras un cúmulo de errores que vienen arrastrándose a lo largo de varios lustros por la miopía de los líderes que tomaron el relevo de aquellos que establecieron el marco europeo de Maastricht, hoy, nos encontramos con la imposición aún más miope de la prioridad germana por la estabilidad mediante el recorte de los respectivos gastos públicos como única medida para el cumplimiento del PEC (Pacto de Estabilidad y Crecimiento).

La unión de 27 estados miembros es mucho más que estabilidad y crecimiento. Es la vida diaria de más de 500 M de seres humanos que deben convivir en un marco común europeo con unas señas de identidad que van más allá de ser alemán, francés, español o polaco. Cierto es que hay un club monetario, la eurozona, que agrupan a 16 estados de la UE en normas que giran alrededor del Euro. Sin embargo, la crisis mundial afecta tanto a los europeos de la eurozona como a los que aún ostentan sus finanzas con divisas propias. Eso sí, los estados del Eurogrupo deben hacer de motor para asegurar que la UE tenga el nivel de desarrollo económico deseable para toda la zona de los 27 estados miembros. Los drásticos recortes del gasto público para ajustarlo al 3% del PEC sin lugar a dudas tendrá efectos nocivos no sólo en el crecimiento del estado miembro que lo tenga que aplicar (el caso de España y otra docena de países) sino que afectará políticas sociales hasta el punto de serias mermas en las ventajas logradas en las últimas tres décadas en el marco de la UE.

Y volviendo al PEC, los actuales líderes europeos han tomado el camino de la reducción de déficits, a mi entender, sin valorar otras alternativas que darían resultados más efectivos inmediatos aunque la recuperación del tope del 3% del gasto público tardara algún tiempo más en alcanzarse.

La corriente dominante en el seno de la gobernanza de la Unión está imponiendo la ideología liberal-conservadora por su mayoría en los gobiernos de los estados miembros. Sin embargo, parece haberse ya olvidado que precisamente la crisis financiera desatada al otro lado del Atlántico en EE. UU. tuvo su origen con ese exceso de desregulación que dio pie al libertinaje en sus actos de los mayores actores financieros en el mundo. He preguntado muchas veces a expertos del mundo financiero – ¿Por qué cuando estas entidades han ganado dinero no han querido supervisión y cuando han entrado en crisis han exigido rescate de fondos públicos? Nadie me ha sabido contestar para satisfacer mi duda sobre la inmoralidad de esa postura tan egoísta.

Las imposiciones del ‘contubernio de Deauville’ entre Merkel y Sarkozy no han tardado en generar nuevos problemas para la eurozona y la UE en su conjunto. Volvimos a tener el patio financiero revuelto, con algunos especuladores haciendo su agosto a costa de las economías apuntadas con el dedo acusado de Alemania como las débiles – Irlanda y Portugal. De paso, a España le ha costado un 32% más caro el colocar su deuda pública, gracias a declaraciones inoportunas para la UE pero muy beneficiosas para los grandes bancos, hedge funds y gestores de CDS’s, entre ellos bancos/gestores alemanes, franceses, británicos y norteamericanos.

¿Se puede emplear la política para dar cobertura a intereses particulares y nacionales por encima de los intereses de la Unión de los 27?

Una de dos, o estos líderes que ocupan las poltronas tienen miopía que les nubla la vista para ver a medio-largo plazo lo que conviene a la UE y el mundo, o se hacen los ciegos porque de ese modo creen estar beneficiando a los intereses específicos de sus estados.

En cualquier caso, como no me canso en repetir, estoy convenido desde el comienzo de esta crisis que el problema no es lo económico sino la crisis de ética que estamos padeciendo a todos los niveles.

Estamos ante un ‘terrorismo económico’ que está resultando ser más dañino que el terrorismo integrista de Al Qaeda; y probablemente pueda ser mortal para algunos estados como los de la eurozona, por el corsé monetario que les impide devaluar su moneda.

En el último G-20, hemos visto como las inefectivas discusiones no han resuelto ni mucho menos la denominada ‘guerra de las divisas’, por muy buenas intenciones que encierra la decepcionante declaración final. En realidad, no es sólo una pugna en el terreno de divisas lo que se afronta sino una verdadera ‘guerra comercial’ en toda regla donde tanto China como EE. UU. han jugado bazas poco éticas mientras la UE ha permanecido dividida como meros espectadores del vapuleo que está recibiendo el Euro.

¿Cuándo esperan reaccionar los líderes de la Unión al afronte comercial a Europa que se agrava en ese estado de estupor que se encuentra desde hace tiempo las negociaciones de la Ronda Doha?

Ángela Merkel se equivoca al querer imponer a sus socios europeos sus criterios que no van a contribuir a mejorar sus exportaciones (2/3 de la exportación alemana es a la UE) ni va a cubrir los más de 40.000 puestos técnicos para 2011 en Alemania con su dureza a la inmigración. ¿Cómo piensa seguir produciendo sin personal cualificado?

En todo este panorama, el lector debe saber que la UE se ha quedado sin presupuesto para 2011, por los enfrentamientos provocados con el Parlamento Europeo, a raíz de los pactos entre los del ‘contubernio de Deauville’ y el neófito primer ministro británico. Ello contribuirá a que la máquina burocrática europea aún ande más lenta de lo que ya suele hacer, en detrimento de acciones ágiles que deben haberse tomado ya.

Parece pretenderse que el poder vuelva a concentrarse en el Consejo Europeo de mandatarios, en contra de lo que dicta el Tratado de Lisboa. ¿Es esta la Europa que queremos y necesitamos? A mi entender, los líderes dominantes en la escena están viendo una visión muy distinta de la Unión que se ha ido forjando con gran esfuerzo de no pocos. De una UE líder del desarrollo sostenible y un Euro patrón en lo económico, están llevándonos a una segunda fila. Al mismo tiempo de renunciar sostener la hegemonía de un colectivo de potencias democráticas al frente del destino del mundo, están permitiendo que una potencia emergente de muy dudoso arraigo democrático y con corte totalitario tome el relevo a la primera potencia en decadencia.

¿Cuándo van a darse cuenta de su grave error?

Fernando Fuster-Fabra Fdz.

Estudioso del Comportamiento Humano

 

2 responses to this post.

  1. […] This post was mentioned on Twitter by F. Fuster-Fabra, F. Fuster-Fabra. F. Fuster-Fabra said: UNIÓN EUROPEA: LA MIOPÍA QUE EMBORRONA LA VISIÓN : http://wp.me/pRlnf-1W […]

    Responder

  2. […] Actualizados : UNIÓN EUROPEA: LA MIOPÍA QUE EMBORRONA LA VISIÓN UNIÓN EUROPEA: EL CONTUBERNIO DE MEDÉA G-20, SEÚL: ENCUENTRO DE LÍDERES […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: