CATALUÑA: LA VICTORIA DE MAS Y EL PRÓXIMO BAILE DE MÁSCARAS

A la tercera va la vencida y Artur Mas ha logrado una holgada victoria que finalmente le llevará al Palau de la Generalitat. ¡Enhorabuena! Hay que reconocer que ha sabido aprovechar esta tercera oportunidad y la debilidad de sus adversarios.

Aún sin mayoría absoluta, Artur Mas podrá gobernar con cuatro opciones entre cuales elegir, por lo que se supone que jugará a algo similar a la ‘geometría variable’ del gobierno socialista en La Moncloa.

Al asomarse esta vez desde los balcones del Hotel Majestic en el Passeig de Gràcia, no sólo había que escuchar su sólido discurso sino observar su faz para saber que se aplicará con determinación en las tareas que asumirá antes de fin de año.

Si la desorganización del gobierno tripartito saliente ayudó a facilitarle el acceso al Palau de la Generalitat, ahora deberá procurar que los asuntos de otro palau, el de la Música, no acaben enredándole los pies para provocar su caída.

Como ciudadano residente en Cataluña, además, observaré con interés y mucha atención, hasta que punto Artur Mas está dispuesto a arrimarse a algunos de los partidos que formarán el nuevo arco político del territorio autónomo.

Las elecciones de ayer en Cataluña no sólo han significado un cambio de izquierda a derecha en la gobernanza, con el PP como tercera fuerza política, sino que ha irrumpido con fuerza un partido independentista de reciente creación promovido por Joan Laporta, Solidaritat Catalana, y se ha quedado a las puertas de acceder el partido xenófobo de Josep Anglada, Plataforma per Catalunya. Tampoco hay que despreciar el hecho que el voto en blanco sumado al voto de un partido que promovió el voto en blanco, Escons en Blanc – Ciudadanos en Blanco, se aproximó a los resultados de los partidos de Laporta (Solidaritat Catalana – 4 diputados) y Rivera (Ciutadans de Catalunya – 3 diputados).

Como ciudadano, me pregunto que hubiese pasado si el PP no hubiese arrastrado algunos de los votos xenófobos con su discurso anti-inmigración y el PxC de Anglada se hubiese colado al Parlament de Catalunya.

De todos modos, sí se ha colado un partido independista (Solidaritat Catalana) que en un momento dado intentará hacer valer sus 4 votos en votaciones críticas.

CIU, una coalición de dos partidos – CDC & UDC – vuelve a gobernar aunque sin las mayorías absolutas acostumbradas en tiempos de Jordi Pujol. Mas tampoco es Pujol, ni los momentos son los mismos.

Al fortalecerse CIU por el gobierno tripartito que se desquebrajaba, Mas debe tener mucha prudencia al alcanzar pactos que puedan entenderse como una nueva unión temporal con un tercer partido en el arco político de Cataluña. Si poco a poco el futuro President se ha ido despojando de algunas de sus máscaras para ganarse al público que le ha llevado a este triunfo, también es cierto que ha sido enigmático en otros temas para no hipotecarse con sus palabras o actos. Atrás queda aquella escenificación en 2006 del acta notarial para asegurar que no pactaría con el PP.

¿Por cuál máscara optará el nuevo President de la Generalitat a partir de dentro de unas semanas, o por el contrario, se despojará de todas ahora que ya ha conseguido la victoria?

Fernando Fuster-Fabra Fdz.

Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: