UNIÓN EUROPEA: ¿QUIÉNES DECIDEN SI SIGUE EL PROYECTO DE UNIÓN O MUERE?

Merece estar al frente de los demás aquél que primero sabe hacer lo que exige, para alcanzar la meta que fija en el plazo establecido … Sólo así será aceptado como líder.”

 

–       Fernando Fuster-Fabra

English Version:     http://wp.me/pv6EY-89

 

Apenas van a cumplirse tres semanas de mi post tras la cumbre del G-20 en Cannes cuando se va a celebrar la cumbre de gobernantes europeos que deben decidir si la Unión Europea sigue o muere. Porque todo el problema generado hasta la fecha va mucho más allá de lo que algunos bautizaron como ‘la crisis del Euro’.

El verdadero dilema es mucho más profundo – es la imposición de un liderazgo ni consensuado ni elegido entre los socios y ciudadanía europea.

¿Por qué se han auto-proclamado dos gobernantes los únicos actores competentes en un asunto que corresponde a 27 gobernantes tratar en su órgano legitimado de gobernanza europea, el Consejo Europeo?

Como ya dije en anteriores posts, no es factible resolver un problema con las mismas ideas que la provocaron ni que sean los mismos actores que causaron el problema o lo agrandaron. Tal es el caso en el tándem Merkel-Sarkozy, los del ‘contubernio de Deauville’.

Habría que remontarse muy atrás cuando este nefasto dúo aun no ostentaba el poder que ejercen hoy. La recién bautizada Unión que no era otra cosa que la CEE en su estado maduro, decidió dar un paso de gigante hacia la convergencia de sus socios. Sin embargo, los responsables financieros de los estados miembros a mediados de los ’90 desoyeron al visionario Jacques Delors en sus recomendaciones. El ECOFIN se centró en la creación del Euro y dejó de lado la unión física de los estados para promover su competitividad como un único suministrador a los mercados globalizados. Además, los que trabajábamos en proyectos europeos insistíamos que la verdadera unión radicaba en la cohesión socio-política en la cual la economía común era un mero impulsor del crecimiento, con el Euro como elemento de apoyo a los que generaban la actividad en los estados miembros.

Ha requerido mucho esfuerzo cohesionar los 15 estados miembros de entonces, más aun con la incorporación precipitada por razones poco realistas de otros 12 en cuestión de una década. El porqué aceptaran los otros socios esta ampliación, claramente beneficiosa para mover el eje del poder hacia Berlín como principal capital europea, es algo que intuyo pero que no corresponde desarrollar en este post.

El Euro se lanzaba en 2002 con dos velocidades, algo que en sí mismo ya fue un error. Sin embargo, los intereses creados que tiraban de los hilos del poder, así lo decidieron. Decir ahora que corremos el riesgo de dos velocidades es pura demagogia porque siempre ha habido dos niveles en el poder central europeo y dos rangos entre los usuarios de la moneda única. Ya otra cosa es lo que pretenden imponer ahora Alemania y Francia, que consiste en la renuncia de cierta soberanía en lo fiscal sin a cambio ofrecer una garantía en el reparto del poder decisorio a los que tengan que renunciar  a dicha soberanía.

¿Se sabe quiénes serán los que asumirán ese poder tan amplio como para poder imponer presupuestos estatales o sanciones según criterios aun no definidos?  

Desde luego que no. Lo que es evidente es que los que tendrán el poder no serán cargos elegidos por los ciudadanos que después pagarían las consecuencias de esa cesión de soberanía.

Si es problema es tan acuciante hoy, justo antes de esta cumbre europea, ¿por qué no ha habido más reuniones del Consejo Europeo a lo largo de 2011, incluso de 2009 y 2010, para esclarecer cuales son las soluciones que se proponen al problema europeo?

Insisto y no me cansaré de decirlo – No hay crisis del Euro ni es el gasto público el causante de la especulación sobre las economías europeas. Es todo una fabricación que no tiene otro fin que desviar la atención del problema real global y de la trama que han hilvanado los intereses creados con el beneplácito de algunos líderes europeos. De momento, se han cargado a un par de gobernantes electos para colocar a supuestos expertos que ni siquiera ostentan un mandato de sus respectivas ciudadanías.

¿Qué está pasando en realidad en esta nuestra Europa?

¿Quiénes aparentemente gobiernan la UE? Pero sobre todo, ¿mandan en ellos?  

¿Se está preparando el escenario para otra conflagración que beneficie a las grandes empresas del armamento, la aviación militar, la industria química y farmacéutica, la industria energética y la gran banca?

Merece la pena recordar lo que dijo el Barón Rothschild, banquero judío-alemán: –  “ .. El momento para comprar es cuando la sangre corre por las calles, incluso si la sangre es tuya …”.

¿Habrá decidido alguien que ha llegado de nuevo el momento?

Fernando Fuster-Fabra

Barcelona, España    

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: