RAJOY Y LAS “PEQUEÑAS GRECIAS” DE ESPAÑA

La diferencia entre estar ocupado y ser eficaz: el primero consume el tiempo,

el segundo se beneficia de él.”

   –       Fernando Fuster-Fabra Fdz.

Es lamentable cuando aquél que debe marcar las directrices se olvida del elemento esencial en cualquier estrategia – el tiempo.

A nuestro Presidente actual, le ha pasado lo que a su antecesor. Al no reconocer la existencia de ciertos problemas públicamente, incluso cuando la información de los hechos era patente, parece ser que cada uno en su momento de gobierno, se creyó la media verdad o mentira que contaba según sus individuales naturalezas.

Este gallego que nos ha tocado en suerte callaba mucho como líder de la oposición, incluso aquello que ya sabía cómo cierto. No cambió su táctica y siguió pensando que al callar ganaba tiempo para hacer a su manera.

Parece olvidar que ya es Presidente. Debe liderar y no meramente gestionar a sus correligionarios o inculpar a su predecesor.

Y aquí es dónde Mariano Rajoy Brey ha cometido su pecado capital contra la ciudadanía, sean sus adeptos que le votaron, votantes de otras ideologías o meros ciudadanos indignados con todo este sistema caduco e ineficaz.

El Presidente no puede negar que como Presidente que es del Partido Popular, tenía y sigue teniendo el deber ético de conocer los entresijos de las actuaciones de los gobernantes autonómicos y locales que rigen los designios del territorio con sus siglas. ¿O será también culpa de Rodríguez Zapatero que los líderes del PP en la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Castilla-León ocultaran sus verdaderos datos de desequilibrio de sus respectivos déficits?

Sobre todo, aquí y ahora, en su cargo de máximo responsable del Gobierno de España, debe demostrar sin lugar a duda que prioriza en el tiempo a favor del Estado Español y no para encubrir a unos gobernantes carentes de ética, de baja estopa como son los que han mentido conscientemente falseando así las cuentas entregadas a la Unión Europea.

Todo ello está vinculado a la caída de la supuesta tercera entidad bancaria de España, Bankia, dónde se habían recogido no pocas porquerías financieras de algunas de estas autonomías tramposas.

¿Podremos creer a un Presidente de Gobierno que se ha prestado a encubrir semejante abuso de poder o que en su defecto ha sido tan laxo que no ha controlado la nefasta gestión de los suyos en estas autonomías?

Sólo cabe una respuesta – ¡NO!

España necesita algo más que una regeneración institucional. Este estado necesita expulsar de la vida pública a todo sujeto que se preste a este tipo de engaños.

Recordando que D. Mariano, si no ha dejado de serlo en los últimos días, sigue figurando como Registrador Titular de la Propiedad en excedencia de Santa Pola, habiendo pactado que D. Francisco Riquelme, Registrador Titular de la Propiedad de Elche 2 le sustituya en su ausencia, debo concluir que nuestro actual Presidente tampoco da la talla ética para el puesto que ocupa.

¿Cómo exigirles pues a sus capos de las “pequeñas Grecias” de España a que se comporten como gobernantes decentes y ejemplares?

Así anda nuestra credibilidad dando tumbos por el barrizal de los suelos financieros mundiales. Mientras tanto, el Presidente guarda silencio y cuando abre la boca es para buscar algún culpable bien lejos del círculo que le oculta en La Moncloa o de los gobernantes entronizados en esas comunidades autónomas que esconden sus porquerías debajo de las alfombras de sus lujosas sedes palaciegas.

Si todo ello no es para clamar al cielo, ¿cuándo será el momento de hacerlo?

 

Fernando Fuster-Fabra

Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: