EL RECAUDADOR EN PUGNA CON EL VERDUGO – MONTORO VS. DE GUINDOS

Ya que quieres, cruel, que se publique
de lengua en lengua, y de una en otra gente,
del áspero rigor tuyo la fuerza,

Haré que el mismo infierno comunique
al triste pecho mío un son doliente,
con que el uso común de mi voz tuerza.”

                                                                                                                                                                                          –       Extraído de El Quijote

                                                                                                                                                                                           “Canción de Grisostomo”

                                                                                                                                                                                          de Miguel de Cervantes

 

Un consejo de ministros con ‘sello real’ para dar mayor solemnidad a las memeces que a continuación aprobarían ‘El de la Triste Figura’ y los de su contubernio ministerial. Pasaron de la residencia real a la sede gubernamental en un santiamén, casi el mismo tiempo que requirieron los auto-proclamados salvadores de la patria para aprobar la última tanda de medidas económicas que aseguran devolverá a España a la senda del crecimiento. Allí no quedó la cosa porque algunas medidas más, iguales o más dañinas a medio-largo plazo, aprobaron estos demócratas desaliñados. En este momento, me centraré en lo que ataña a los adalides económicos que acaban de dar la estocada de muerte a la ilusión de todo un pueblo.

Por un lado, Cristóbal Montoro, el fiel contable de manguito que lleva a la vera de D. Mariano de la Triste Figura desde cuando ambos se sentaban juntos en los escaños de la oposición.

Por otra parte, Luis de Guindos, el bancario listillo que tuvo su glorioso paseo por una secretaría de estado en épocas de la bonanza que hinchó la burbuja inmobiliaria al son del “España va bien” a la órdenes de ese desterrado caballero que ahora han sentado en el banquillo por asuntos de un tal Bankia.

En esa comisión económica presidida por el mismísimo Quijote del siglo XXI, estos dos poderes de los caudales del estado y de la política para engordar el erario público nunca parecen haberse entendido en cuanto a la meta a alcanzar en su gobernanza.

Mientras el contable logró al comienzo el apoyo de su jefe en la defensa de mantener los impuestos indirectos en su sitio al tiempo que se recuperaba la desgravación por adquisición de vivienda, el bancario listillo salía a la caza de obtener la aprobación europea de un plan de austeridad descafeinado si con las exigencias de Bruselas ya conocidas se compararan.

Dicen las malas lenguas que desde el primer día hubo pocas palabras intercambiadas entre los adalides de la economía desregulada. Entonces, ¿qué tiene que haber pasado en esa última reunión del Eurogrupo para que el contable con manguito perdiera el apoyo de su admirado caballero andante y su rival impusiera aun medidas más severas que la que el mismo pregonaba?

La respuesta es sencilla si uno tiene acceso a los corrillos del verdadero poder que inclina la balanza en las decisiones de hoy en palacio. Porque es lejos de estas tierras donde se cuece lo que acontece y solamente el bancario listillo tiene acceso a aquellos círculos.

La sugerencia del que preside el Bundesbank nos da la pista – España debe ser intervenida como Estado y no sólo recibir una refinanciación de su sistema bancario. Por lo tanto, la sentencia está prácticamente decidida. Tenemos 6 meses, los mismos que seguirá rigiendo Jean Claude Juncker el Eurogrupo, para solicitar la intervención. Cuando llegue Wolfgang Schäuble, ya sea solo o acompañado por un francés, se nos habrá acabado el tiempo de gracia. Mientras tanto, ese balón de oxígeno que aparentemente obtuvieron nuestros ‘tristes figuras’ de Bruselas llegará a cuentagotas, sin resolver el problema.

La enemistad encubierta entre estos dos adalides tendrá que aflorar para desgracia de nuestra patria. La lucha por ver quién cae primero no será disimulada y ‘El de la Triste Figura’ dejará que el asunto se pudra, como ya hace casi a diario desde que asumió el papel de paladín de los suyos por designación del que acuño eso de “España va bien”.

El verano se ha calentado y no por razones de los alegres rayos de sol que nos bañan pero será en el otoño que los asuntos quemen algo más que las manos que los manejan. Será entonces cuando los vendavales soplarán y los molinos de vientos se tornarán monstruos que estos dos gañanes labraron.

¿Quién de los dos caerá primero?

Hagan sus apuestas.  

Fernando Fuster-Fabra

Barcelona    

 

One response to this post.

  1. Posted by Mad-Media on 23 julio, 2012 at 13:47

    hombre, a ver, de Guindos tiene mejor relación con Dios, así que un 2 en la quiniela.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: