DESDE EL DESHONROSO MOLT HONORABLE HASTA LA GÉLIDA ESCALINATA DE LA MONCLOA

Con tristeza, observamos como los políticos de este Estado Español se ríen de los ciudadanos una y otra vez sin un atisbo de rubor.

 

Sin aun haber asimilado cambios en la Jefatura del Estado, uno de los supuestos “venerables” de esa tan cacareada y alabada Transición que hizo el rey cazador recién abdicado, retornaba a escena para entonar un mea culpa tardío. Reconocía que desde su posición entronizada en Cataluña había burlado las leyes y permitido lo inimaginable de un personaje supuestamente ejemplar. El que ostentó el título de Molt Honorable durante estas últimas décadas, no sólo no es honorable sino que además es molt ric (muy rico) supuestamente a costa de las arcas públicas por tráfico de influencias y nepotismo.

 

Curioso que Jordi Pujol Soley tuviese que “confesarse” públicamente del fraude justo unos días antes de la entrevista del actual President de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas.

 

Algunos me habían contado hace días que lo lleva meditando hace un tiempo porque estaba convencido que al hacerlo iba a conseguir que dejarían de atosigar a sus retoños tan malamente enseñados en lujos que quizá no debían disfrutar. A lo que respondí a mi interlocutor, “¿Encima piensa influir también en el poder judicial pactando un alivio a sus hijos supuestamente infractores a cambio de una confesión?” Me parece tan sorprendente que uno que tan alto cargo en su día ocupó haya caído a tan baja estopa. Allá él con su conciencia.

 

Pero es que la deshonra no acaba allí. Acompañó a Artur Mas en la ya nada fácil tarea de enfrentarse con el Presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy hasta la mismísima escalinata de acceso al Palacio de la Moncloa.

 

El gallego ejerció su situación doblemente dominante, por su rango y la debilidad moral del visitante, al recibir al catalán en su feudo.

 

Bien por ejercer su rango de Jefe de Gobierno del Estado, mal por restregar con sus malas formas protocolarias la debilidad latente por la confesión del que fuera padre político del Jefe de Gobierno de Catalunya.

 

Curioso que en ese frío saludo en lo alto de la escalinata, ni siquiera se miraran a los ojos cuando se daban la mano. Ni siquiera intentaron cubrir el expediente con una sana sonrisa.

 

Si bien se emitirán los pertinentes comunicados, es de suponer que cada cual barrerá para casa como es habitual. Y la ciudadanía sin saber la realidad de lo que en La Moncloa se habló.

 

¿Son éstos gobernantes que merecen nuestra confianza? Con cada minuto que pasa, crece más en mi mente el convencimiento que la democracia en nuestro país está tocando su fin en este ciclo que dura desde aquella tan alabada Transición.

 

Murió Adolfo Suarez hace poco. “Abdicaron” a D. Juan Carlos de Borbón y Borbón hace menos.

 

¿Por qué no pueden clausurar el chiringuito parlamentario para ponerse a reconstruir la Constitución sin más demora?

 

 

 

Aparecida en La Vanguardia 30 julio, 2014

Aparecida en La Vanguardia 30 julio, 2014

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: