CONSTITUCIÓN: EL SECUESTRO DE LOS DERECHOS CIUDADANOS

Constitución 1978 - 6.12.2014

Otro año más y van 36 desde que se ratificara la Constitución Española en 1978. Este año está bajo el punto de mira porque parece no haber servido para garantizar los derechos de todos los ciudadanos de manera ecuánime.

Es más, en 2011, justo antes del relevo en la Jefatura de Gobierno, los partidos que se alternan en el poder pactaron una reforma interesada y partidista sin inmutarse.  Ese famoso Art. 135 ahora está siendo cuestionado, de nuevo interesadamente, por uno de los partidos co-autores. 

Esa Constitución del 1978, que cumple su 36º aniversario, adolece de aquello que sus redactores tuvieron que extirpar para asegurar que las facciones más reaccionarias de nuestra sociedad no se alzaran en armas en otra guerra fratricida entre españoles. No se podrá responsabilizar a los “padres de la Constitución del 1978” toda la responsabilidad de la desvalorización de su contenido. Ya entonces, hubo “intereses creados económicos y de otra índole” que tiraron de los hilos tras bastidores. 

Muchos  somos los ciudadanos que ya pensamos en su día que el mérito de los que evitaron una conflagración entre hermanos a la muerte del dictador en la cama sería “pan para hoy y hambre para mañana” al estilo más puro español. Y así ha sido.

Hoy, 6 de diciembre de 2014, ya hay otro monarca ocupando el Trono, sin saber exactamente si también se ha hecho cargo efectivo de la Jefatura de Estado. La alternancia en la Jefatura de Gobierno pasa por sus momentos más turbios, con la eclosión de no pocos asuntos que tienen su origen en esos pactos de La Transición que dieron nacimiento a esta moribunda Constitución Española de 1978. Precisamente, el 6 de diciembre de 2011, justo después de la victoria electoral del Partido Popular y en puertas a la formación del primer Gobierno de Mariano Rajoy, escribí “Triste Conmemoración de la Constitución Española” https://fernandofusterfabrasblogesp.wordpress.com/2011/12/06/triste-conmemoracion-de-la-constitucion-espanola/ – haciendo hincapíe en el estado de deterioro con estas palabras, “… somos testigos de la fisura en la credibilidad de todos los estamentos del poder, desde la mismísima Corona hasta el último poder local.”

Los gobernantes, electos y nombrados, que ejercen los poderes – ejecutivo, legislativo y judicial – desde esa fecha hasta hoy, no sólo han traicionado la confianza depositada en ellos por la ciudadanía sino que han violado la propia esencia de cualquier Constitución en un estado de derecho que se defina como democrática. Sumidos en defender a sus partidos y a sus propios intereses en un barrizal de corruptelas, tramas y traiciones, desde el monarca abdicado hasta el ocupante de La Moncloa, pasando por todos los de sus respectivos séquitos de familiares, amiguetes y patrocinadores, en nombre de la decencia, deberían apartarse de toda gestión pública.

Solamente así, podría haber una verdadera oportunidad de regeneración democrática, que definitivamente requiere una nueva Constitución por los ciudadanos y para los ciudadanos.

Mientras eso no suceda, los pueblos de este estado decadente estaremos de luto.

 

 

Fernando Fuster-Fabra Fdz.

Ciudadano 

 

One response to this post.

  1. Posted by eva Brunet on 8 diciembre, 2014 at 22:38

    Es interesantisimo y que poco se habla en serio del tema.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: